¡Primero sintoniza!

por Alejandro Rodríguez
viernes 10 de julio de 2020

A medida que avanza la recuperación y nuestro trabajo y abstinencia se asientan y ganan solidez, empezamos a conocer el bienestar. Es un bienestar nuevo, hasta ahora desconocido, con un sabor muy especial después de años de sufrimiento. Es importante valorar estos pequeños instantes de paz y alegría a medida que surgen por fugaces que sean, no en vano son el objetivo de toda recuperación. Poco a poco, si seguimos en la senda correcta estos intervalos de bienestar irán ampliándose. 

Una herramienta básica en una recuperación ya avanzada es la "sintonización". Le llamo sintonización al proceso mediante el cual cada mañana conectamos con esa emisora positiva, terapéutica y motivacional que facilita el día. Es primordial sintonizar primero. En nuestra cabeza suenan mútiples voces, la mayoría de ellas sospechosas. Hay días en los que suena "Radio Rencor", otros "Onda Miedo", en ocasiones "Culpa FM" y a veces "Radio Ansiedad". El primer paso consiste en identificar qué emisora "pirata" se ha colado en nuestro receptor mental. Después debemos manipular el dial buscando nuestra "Onda Buena". Esta acción podemos llevarla a cabo con una buena rutina, deporte, horarios saludables, buenas compañías, contacto con compañeros, lectura... Meditación, yoga y actividades creativas suelen ser de gran ayuda a la hora de sintonizar con nuestro refugio interior.

Cada un@ de nosotr@s diseñará su propio método de sintonización que deberá ser actualizado y perfeccionado a medida que nuestra Recuperación avanza.

Es vital empezar el día sintonizando. Puede que perdamos el dial a lo largo de la jornada y necesitemos parar y volver a "buscarnos". Sea como sea, olvidar este importante asunto complicará enormemente la vida en recuperación ya que afrontar decisiones, situaciones complejas, relaciones o simplemente nuestra agitada vida emocional sin estar bien sintonizad@s provocará malas decisiones, malestar y un acercamiento peligroso a la recaída.

Así que no lo olvidemos: primero sintonizar y después todo lo demás.

El contenido de este blog no pretende sustituir el consejo médico profesional

Compartir: