Maternidad y Recuperación

por Alejandro Rodríguez
lunes 24 de abril de 2023

Ayer una compañera con años de recuperación compartió conmigo esta reflexión acerca de su visión de la maternidad en recuperación.

Con su permiso, y respetando la confidencialidad, publico esta maravilla. Espero que os guste e inspire tanto como a mí.

"Para mi, ser una buena madre es crear un vinculo de confianza, respeto y sobre todo amor con la persona que más quiero.
La manera de hacerlo es predicando con el ejemplo,  inculcando los valores que un día perdí y que sin duda son los que ahora valoro: honestidad, lucha y humildad
Una de las cosas que me preocupan es ayudarla a perder sus miedos. V. es una persona miedosa y sabemos a qué te lleva eso. Hoy es el aniversario de la muerte de mi madre y reflexionando recuerdo que fue la persona  con mas miedos que conocí y quizá la más infeliz. Murió sin encontrar su sitio y para mí eso es lo  importante: Encontrar nuestro sitio y ser como queremos ser. A mi modo de ver para eso hay que dejarle hacer, dejar que se equivoque, dejar que tenga días malos respetando su espacio, apoyarla y acompañarla en el camino, disfrutar de sus logros, que sepa que me tiene para siempre y que nada va ser incómodo entre nosotras, que todo es cuestión de hablarlo y que tendrá solución. 

Hacerle entender que unas personas tienen el camino más fácil que otras y que todo depende de sus actos. Que sea una persona buena que ayude a los demás, que sea humilde y valore muchísimo lo que tiene, que no mienta y, sobretodo, que disfrute de las cosas que le gustan. Así la vida es más fácil.
Quiero disfrutar de todas sus etapas, de sus abrazos,  mirarla cuando duerme y ver lo mayor que se hace. Disfrutar del tiempo que estamos juntas, sabiendo que cada etapa tendrá temas que serán difíciles pero resolveremos. 
Para lograr todo eso  la clave para mí es hacerlo desde el amor, entender que está en una etapa diferente a la mía y que va a ser lo que quiera ser. No veo como ser madre sin serlo desde ahí, desde el respeto y la madurez, sin gritos, malas caras, gestos de rabia o golpes. Predicando con el ejemplo, siendo honesta, positiva y hablando lo justo, un no o un sí, sabiendo que a ellos nuestras terapias no les funcionan y dejando que tenga un mal día y cometa sus errores.

Para mí una madre, no es dar comer y lavarle la ropa, así es como me educó la mía, sin ningún vínculo de confianza ni de amor. Guardo en la retina miradas que todavía me hielan la sangre. Yo no quiero ser una madre así."

El contenido de este blog no pretende sustituir el consejo médico profesional

Compartir: