La Otra Pandemia (la de cada año)

por Alejandro Rodríguez
miércoles 18 de noviembre de 2020

La otra pandemia


(Quiero empezar este artículo recordando a todas las personas fallecidas por covid-19 y a sus familias, enviándoles mi cariño.)


La otra pandemia. La de cada año. La de todos los años. La que mata cada año directa o indirectamente diez veces más personas que el covid-19. Nadie duda de la existencia de la pandemia de la adicción, pero,

¿dónde están los comités de expertos?

¿dónde está el dinero sin límites para preveerla, tratarla y paliar sus consecuencias?

¿dónde está la industria farmacéutica? (sí, lo sé, fabricando más drogas que no curan sino todo lo contrario. Os reto a que encontréis la cifra de muertes por ingesta de psicofármacos del año pasado, de cualquier año, en este país, en cualquier país, os deseo suerte, la vais a necesitar.)

¿dónde está "nuestro Fernando Simón", hablándonos del número de ingresos hospitalarios y muertes de cada día?

¿dónde están las protestas de la clase médica? (quizá, al morir habitualmente en soledad, en la calle o en su casa los enfermos de adicción no saturan tanto las UCIS). Se escuchan quejas porque no hay sanitarios formados en UCI. ¿Hay suficientes sanitarios formados en adicción? ¿Trata la clase médica en general a los enfermos de adicción con la misma actitud que a otros enfemos?)

¿dónde están las sanciones y los límites útiles a la publicidad?

¿alguien sabe de la influencia de la adicción en las agresiones, accidentes de tráfico, abandono de menores, violaciones, robos, accidentes laborales, absentismo laboral..?

¿dónde están los medios de comunicación alertando, formando e informando cada día a la población sobre los peligros del alcohol y otras drogas? (quizá el dinero de los anunciantes de la industria del alcohol sea más interesante)

¿dónde están los políticos, denunciando las terribles cifras de muertos por adicción y poniendo soluciones en la mesa para reducirlas? (quizá reste votos el meterle mano a este problema)

y finalmente, ¿dónde está la sociedad, promoviendo el consumo abusivo y dando la espalda a los que finalmente enferman?

El panorama es ciertamente desalentador, pero solo poniendo estos asuntos sobre la mesa podremos cambiar las cosas empezando por la educación y un nuevo paradigma respecto al alcohol y las otras drogas. Las conductas adictivas tampoco deberían quedar fuera de juego. Somos nosotr@s los que debemos levantar la voz. Si esperamos a que la sociedad del consumo quiera limitarlo o ponerle trabas podemos esperar sentad@s.

 

 

 

El contenido de este blog no pretende sustituir el consejo médico profesional

Compartir: