Empezar a gustarnos

por Alejandro Rodríguez
viernes 26 de noviembre de 2021

Una compañera confesó un día que "no se gustaba a si misma y nunca se había gustado".

Es posible que una voz o voces lleven años o quizá décadas diciéndonos que no somos buenos/as, que no somos valiosos/as, que somos erróneos/as ... Si hemos llegado a enfermar de adicción puede que la cosa empeore y a esas voces autocríticas tan negativas se sume un historial de conductas, hábitos, decisiones y sucesos tremendamente desafortunados. Al final, nuestro concepto de nosotros/as mismos/as es muy doloroso. Una vez en recuperación es imprescindible ir desmontando esa autoimagen con todas las herramientas disponilbes.

Una de ellas consiste en "contraargumentar" a esos implacables jueces internos con un repaso diario de lo que ha sido nuestra jornada.

¿Nuestra mente insiste en que somos irresponsables, incapaces, deshonestos/as? Respondamos cada noche antes de acostarnos que hemos cumplido con nuestras obligaciones, que hemos cumplido con nuestra jornada laboral y que hemos actuado sincera y decentemente. Si hemos cometido errores también podemos reconocerlos con humildad, otra característica propia de las "buenas personas".

Poco a poco podremos ir desarmando esa idea acerca de nostros/as mismos/as con hechos, con el repaso de nuestro trabajo diario que nos demuestra, más allá de lo que esas voces interiores nos dicen, que estamos cambiando y que no somos los/las de antes.

La recuperación consiste en abstinencia, tiempo y trabajo. Parar un instante al final de cada jornada de recuperación y hacer balance es de gran ayuda para demostrarnos que el cambio está aquí.

Mirar hacia atrás con el transcurrir de meses y años para disfrutar del trabajo realizado es un potente antídoto contra la baja autoestima.

Diga lo que diga nuestra cabeza, lo estamos consiguiendo. Quizá con el tiempo emepcemos a gustarnos.

El contenido de este blog no pretende sustituir el consejo médico profesional

Compartir: